• Alex y Rémi

Cuida del árbol de tu vida, con la quiropráctica.

Cuando se le pide a la gente que describa un árbol, nadie duda. Un tronco fuerte, ramas majestuosas y un color verde único. Su imagen refleja su salud y su edad. Cualquier persona es capaz de saber cómo es un árbol sano, y es capaz de entender los grandes ejes necesarios para que tenga las condiciones básicas y, así, poder crecer de manera óptima: sol, agua, tierra y dióxido de carbono... Sin ser jardinero o ingeniero en agronomía, todos entendemos cómo funcionan los ciclos de la vida, ya sea vida animal o vida vegetal. Si quitamos las fuentes de unos de estos 3 elementos básicos… No habrá vida. De hecho, tan sólo limitándolas, esto ya impactaría en su crecimiento. Añadamos ahora factores tan estresantes como el viento, la competición con otras especies o por ejemplo, la escasez de minerales... Todo el mundo entiende que influirá en su desarrollo.


Sin embargo, la  salud real de un árbol no reside únicamente en su aspecto, sino también en la calidad de lo que no se ve. Su verdadera fuerza se encuentra en la riqueza de la red de sus raíces. Cuántas más raíces profundas, mayor seguridad y mejor supervivencia tanto a nivel de fuentes de alimentos como a nivel de anclaje en la tierra para una larga vida. Dicho esto, deberíamos compararnos más a menudo con las fuerzas de la naturaleza… !Nuestra unidad de raíces es nuestro sistema nervioso! Pero, invertido. Nuestras raíces están en en lo alto, por debajo de una protección ósea y, el tronco es nuestra columna vertebral. Si el sol estimula el crecimiento de las raíces en búsqueda de los elementos esenciales para su desarrollo,  el movimiento y la lucha contra la gravedad es lo que estimula nuestro Sistema Nervioso generador de hambre y sed para seguir creciendo. Los dos, somos fuerzas de la naturaleza al igual que somos el fruto de millones de años de evolución: una evolución bajo mucho estrés. Un estrés necesario para la adaptación y la evolución. Por eso, necesitamos ciertas formas de estrés para mantener el Sistema que nos gestiona. Entendemos que caminando bajo los efectos de la gravedad, el ser humano necesita caminar, saltar, correr y descansar. Nuestra columna es nuestro tronco, articulado, ya que  nos permite movernos. Es la principal diferencia entre el mundo vegetal inmóvil y el mundo animal en movimiento. El Sistema Nervioso se define como una matriz de células especializadas solamente necesarias para las criaturas capacitadas con la movilidad(1). Tenemos un Sistema Nervioso tan complejo porque somos bípedos y el bipedismo requiere de un sistema hecho de 100 billones de células. Y, si queremos que éste funcione bien, necesitamos pedírselo de manera congruente. Caminar es estrés...  !Pero, un estrés vital! Caminar bajo la gravedad es nuestra razón de ser: debemos cuidarla de manera prioritaria si queremos vivir con salud.


Un árbol bajo el estrés constante de un viento continuo como la tramuntana moldea su forma y comportamiento. Del mismo modo, los traumas, la alimentación y el sedentarismo estresan al sistema alejándolo de su condición óptima original. La quiropráctica es la ciencia o el arte de detectar los puntos de estrés de nuestra columna vertebral que impiden un crecimiento óptimo a lo largo de la vida y, de resolverlos a través del cuidado quiropráctico. Si el ingeniero agrónomo sabe qué tipo de árboles hay que plantar en un suelo específico para tener la certeza de que crezca de manera magnífica, el quiropráctico sabe qué tipo de cuidados necesita todo Sistema Nervioso a lo largo de la vida. No hay pastillas que resuelvan de manera rápida lo que millones de años ha condicionado. Cuidar de nuestra espalda y sistema nervioso exige paciencia y rutinas. Los frutos son el resultado del cuidado constante en harmonia con nuestro contexto. !Cuida del árbol de tu vida! Referencia: Melillo and Leisman. Neurobehavioral Disorders of Childhood. Klewer Academic/ Plenum Publishers: 2004, p. 15. Alexandre Golay



12 vistas

© 2017 BY QUIROPRACTIC STUDIO

CENTRO QUIROPRÁCTICO EN BARCELONA

La web www.quiropracticstudio.com proporciona información sobre los servicios profesionales del centre Quiropractic Studio, titular de los contenidos de esta Web. Los contenidos de este sitio web se ofrecen con una finalidad informativa y divulgativa. El titular no se responsabiliza del contenido ni de las manifestaciones y opiniones vertidas por terceros en su página web. Los contenidos de la web no constituyen ni pretenden sustituir a un asesoramiento profesional sanitario, por lo que el titular no asume ninguna responsabilidad, directa o indirecta,  que pudiera derivarse del uso que pudiera hacerse de dicha información.