llama al 93 49 48 320

testimonio de la semana
Como Montse, quieres rendir mejor?
Hoy os dejamos el testimonio de Montse, que una vez mas nos demuestra el poder de recuperación del organismo cuando empezamos a cuidarlo. La salud o bienestar viene desde dentro, sin quitar nada, sin añadir nada, solo ayudar al cuerpo a recuperar un mejor equilibrio.
Gracias Montse!

 

¿Quiropráctica? Si hace unos meses me hubierais preguntado en qué consiste la quiropráctica no hubiera sabido responder de manera precisa. Algo relacionado con maniobras o movimientos para mejorar alguna lesión quizás, pero nunca se me pasó por la cabeza que esta técnica pudiera ser de ayuda en mi caso concreto.

 

Mi historial médico, por problemas en la espalda, viene de lejos. Desde joven una escoliosis me obligó a llevar un aparato ortopédico corrector durante mi adolescencia y más tarde, ya adulta y tras mis dos embarazos, comenzaron los problemas de dolor que se fueron intensificando a medida que me he hecho mayor; pinzamientos, lumbalgias, dos hernias discales y estrechamiento del canal, han vivido conmigo, con periodos mejores y peores, y siempre combinados con fisioterapia, clases de gimnasia correctiva y osteopatía.

 

El último episodio de dolor intenso lo tuve la primavera pasada. Fui a visitar a otro médico, un neurocirujano, que tras valorar las pruebas médicas, me dijo que mi caso acabaría en operación quirúrgica, pues llegaría el momento que no podría moverme. Ante estas perspectivas me puse como objetivo mejorar mi condición física al máximo antes de pasar por un quirófano. Una conversación con una amiga que había tenido problemas de espalda y que había probado la quiropráctica con buenos resultados  me recomendó visitar a Remi y así fue como entré en contacto con esta disciplina.

 

En junio empecé mis sesiones de quiropráctica. Como tenía mucho dolor, los primeros ajustes no fueron agradables, más bien salía de la visita con el mismo dolor, pero poco a poco, hacia la mitad de la primera etapa de sesiones, la situación empezó a cambiar y aquel dolor permanente a nivel de sacro que me impedía estar de pie empezó a remitir. En la segunda etapa de sesiones el dolor lumbar fue desapareciendo y aproximadamente tres meses más tarde puedo hacer una vida normal sin el permanente dolor lumbar.

 

Ahora sigo haciendo mantenimiento, los ajustes son más espaciados en el tiempo y, desde luego, nunca antes había conseguido encontrarme tan bien durante tanto tiempo. Los ajustes, que además son sesiones cortas de unos15 minutos como mucho, a mi me han ido recolocando la columna a su posición correcta posibilitando que todo el sistema nervioso no quede pinzado, con lo que el dolor me ha desparecido.

 

Animo a quien tenga problemas de espalda a que lo pruebe, pues como me dijo mi amiga ¿Qué puedes perder?

La postura no sólo es importante para la estética y cómo nos miran los demás, es vital para la función y el mantenimiento de cada parte del cuerpo. Los músculos, las articulaciones y los organos internos hasta la salud y la longevidad, se ven afectados por la postura! Identificar una distorsión postural (y tener un plan para corregirla) tan pronto como sea posible es una de las maneras más rápidas de evitar daños a largo plazo, aumentar rápidamente la energía y proteger su salud durante toda su vida.